#AbanícateconAndesSalud

¿Cómo cuidarnos durante las olas de calor?

El verano 2024 ha sido uno de los más calurosos registrados en los últimos años y las altas temperaturas han afectado a distintas regiones del país, aumentando el riesgo de incendios forestales y efectos negativos en la salud.

Aunque las olas de calor pueden impactarnos a todos, es importante poner especial atención niños, adultos mayores, embarazadas y personas con enfermedades crónicas, quienes están más expuestos a sufrir complicaciones.

¿Sabes qué medidas te pueden ayudar a estar preparado para cuidarte a ti y a tu familia? En Andes Salud, te informamos para que pases un verano tranquilo y seguro. ¡Toma nota!

En períodos de ola de calor, cuida a tu familia:

¿Cómo afectan las olas de calor a la salud?

Las altas temperaturas pueden provocar distintos efectos en el organismo, dependiendo de la edad, condición de salud, enfermedades de base, entre otros factores.

Generalmente, las olas de calor aumentan el riesgo de:

Es un aumento de temperatura corporal que se da cuando los mecanismos de pérdida de calor de nuestro organismo se ven superados por las ganancias de calor. Inicialmente se presenta fatiga, calambres musculares, lipotimia/desmayos, edema y finalmente el golpe de calor (o shock por calor) que es cuando la temperatura corporal supera los 40ºC y hay compromiso de conciencia. Es importante considerarlo porque tiene 10-30% de mortalidad asociada.

El calor extremo puede causar una rápida pérdida de líquidos y electrolitos del cuerpo, llevando a la deshidratación. Esto puede provocar mareos, fatiga y dolores de cabeza.

Las olas de calor pueden empeorar las condiciones respiratorias existentes, como el asma, ya que el aire caliente y seco puede irritar las vías respiratorias y dificultar la respiración. 

Las personas con enfermedades crónicas como enfermedades cardiovasculares, diabetes o hipertensión arterial pueden experimentar un empeoramiento de sus condiciones durante las olas de calor.

 

El calor extremo puede causar malestar general, agotamiento físico y mental, lo que dificulta la concentración y la realización de actividades cotidianas.

¿Qué hacer para enfrentar bien las olas de calor?

La prevención es muy importante para cuidar la salud durante los meses de verano y preparándonos adecuadamente, podremos disfrutar de esta época del año de forma sana y responsable.

Para evitar las consecuencias de las olas de calor, es esencial:

Tomar entre 2 y 2,5 litros de agua pura al día es fundamental para mantener los niveles de hidratación y recuperar los minerales perdidos. 

Incluyendo frutas y verduras con alto porcentaje de agua, como pepino, sandía, zapallo italiano, frutillas, apio, espárragos y piña.  

Como la cafeína, el alcohol y el cigarrillo, sobre todo si hay enfermedades crónicas. 

Además de ser el periodo de mayor radiación ultravioleta, también son las horas en que las temperaturas están más altas. 

Las telas como el algodón y el lino ayudan a absorber la humedad. Es importante evitar prendas de colores oscuros, ya que se calientan más rápidamente. 

Aislar del sol, llevar a zona ventilada y con sombra, desabrigar, mojar con agua a temperatura ambiental y exponer al viento/ventilador. 

¿En qué casos debo acudir al Servicio de Urgencia?

Las olas de calor pueden tener efectos graves en algunas personas, sobre todo en quienes son más vulnerables a las altas temperaturas, como niños, adultos mayores y embarazadas y patologías crónicas. Pero también se puede presentar en población sana que se expone a condiciones ambientales extremas: deportes en zonas calurosas, mala hidratación, etc

Las principales señales de alerta para acudir al Servicio de Urgencia, son:

Copyright Andes Salud 2023 | Política de Privacidad